La importancia del género en salud mental

El porcentaje de mujeres en España con prevalencia de un trastorno psiquiátrico se sitúa entre el 20 y el 34%, mientras que en los hombres, los estudios lo sitúan en el rango entre el 8 y el 21%.

El motivo por el cual las mujeres padecerían una mayor prevalencia de desórdenes de salud mental que los hombres es multifactorial. Las diferencias biológicas y las variables ambientales, en mayor o menor intensidad, explicarían la importancia de ciertas enfermedades psiquiátricas dependientes del género. En este sentido, investigadores están estudiando sobre como los cambios hormonales que impactan sobre la bioquímica y bioelectricidad cerebral y como estos factores modulan la aparición de sintomatología psicológica y debut de enfermedades mental en relación a la variable de género.

Los factores ambientalesque mayoritariamente presentarían las mujeres en comparación con los hombres serían los relacionados con factores sociales. Si bien, el género femenino tiene mayor esperanza de vida que los hombres y actúan de una manera preventiva en ciertas situaciones, la percepción en la calidad de vida y el estado de salud es peor en las mujeres que en los hombres. De este modo, estudios revelan que los diagnósticos que las mujeres presentan en mayor medida son depresión o ansiedad, generando como consecuencia deterioro social e hipocondría.

En el caso de los hombres, la problemática radica mayoritariamente en cuestiones laborales, siendo los diagnósticos con mayor prevalencia la adicción a las drogas, el descontrol de impulsos y el comportamiento disocial.

Las emociones pueden mediatizar e explicar el comportamiento de ambos sexos relacionado con el diagnóstico que se asigna. Por lo que, en el género femenino, las mujeres tienden hacia la interiorización de las emociones, ocasionando retraimiento y soledad. Las mujeres tienden a mayor sufrimiento y mentismo con los pensamientos negativos, generando un malestar que conduce a un mayor estrés psicológico. En casos concretos, éste distress puede derivar en una enfermedad mental. Sin embargo, en el género masculino ocurre lo contrario, culturalmente tienden a exteriorizar las emociones y ésto les hace comportamentalmente más dinámicos, lo que provocaría conductas agresivas e impulsivas aunque con un menor malestar psicológico.

En el abordaje terapéutico a nivel psicológico, la tratamiento estaría enfocado a la gestión de la resolución de problemas y mejorar las habilidades cognitivas que den lugar a la reflexión interna. En los hombres se trabajaría la impulsividad mediante refuerzos positivos en las conductas planificadas, el autocontrol y a canalizar la agresividad de una forma menos disfuncional.

Clara Díez. Psicóloga de IVANE SALUD

Dra. Alejandra González. Psiquiatra. Directora Terapéutica de IVANE SALUD

Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar.

Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.